Tagged with:

La vida de la lideresa vallecaucana, María Antonia Caicedo Angulo, nominada al Premio Nacional de Derechos Humanos en Colombia (2022), se entreteje en una secuencia admirable de luchas por la protección de los derechos de la población vulnerable de su territorio. 

María Antonia es directora de la fundación Paciamancao, miembro de la Corporación de Educadores del Litoral Pacifico (CORELIPA) y excandidata a la Circunscripción Afro de la Cámara de Representantes. En ejercicio de sus actividades de liderazgo y defensa de derechos humanos, ha sido víctima de tortura, secuestro, violencia sexual, amenazas, desplazamiento forzado, lesiones personales físicas y psicológicas. Sin embargo, esto no ha sido capaz de quitarle su convicción y ganas de luchar por la defensa de derechos humanos, la protección de la vida y la dignidad de niños, niñas, adolescentes y mujeres víctimas de violencias sexuales. 

Durante más de dos décadas, desde la fundación Paciamancao, María Antonia ha promovido importantes procesos culturales y artísticos que han contribuido al mejoramiento de la calidad de vida de los niños, niñas y adolescentes de los barrios vulnerables y afectados por la violencia  en Yumbo. Estas acciones, como parte de  su arduo trabajo por la defensa de los derechos humanos, la hicieron merecedora de un reconocimiento por parte de la Gobernación del Valle y de la alcaldía de Yumbo en diciembre de 2021. 

“Me ha costado ser mujer”, exclamó la lideresa durante el primer  Foro Iberoamericano Afromujeres y Defensoras de Derechos Humanos.  El verso hace parte de un poema estremecedor en el que María Antonia describe las violencias de las que ha sido víctima por ser mujer, afrodescendiente y defensora de derechos humanos:  “Más que hablar de mi color / Yo he sufrido por ser mujer / en la lucha contra eso me ha  tocado correr /  Entre insultos, amenazas y sonrisas / Me he topado con mil hombres que me exigen esa visa / De cambiar mi propia vida y volverme una sumisa”. 

Para Maria Antonia, la nominación a este premio “significa un proceso valeroso, simbólico, que reconoce  el valor, fortaleza y valentía de las mujeres de a pie que estamos al otro lado de la historia, discriminadas, estigmatizadas e invisibilizadas integralmente, poniendo nuestra vida, cuerpo y dignidad por la defensa de los derechos humanos”.

Y agrega: “En medio de los retos, penurias y situaciones adversas de la vida estos reconocimientos nos impulsan a seguir recorriendo el camino con la frente en alto, resilientes con la misma situación perversa en la que hemos sido inmersas. Nuestro testimonio inspira a muchos hombres a recobrar la sensibilidad y el respeto por los demás, a las mujeres, niñas y niños a ser igual de valientes, denunciar, levantarse y hacer de sus vidas la mejor apuesta posible”.

En medio de los retos, penurias y situaciones adversas de la vida estos reconocimientos nos impulsan a seguir recorriendo el camino con la frente en alto, resilientes con la misma situación perversa en la que hemos sido inmersas. Nuestro testimonio inspira a muchos hombres a recobrar la sensibilidad y el respeto por los demás, a las mujeres, niñas y niños a ser igual de valientes, denunciar, levantarse y hacer de sus vidas la mejor apuesta posible

María Antonia Caicedo Angulo

Las adversidades que marcan su biografía tampoco han amainado su espíritu de lucha. En diciembre de 2019 María Antonia fue víctima de violencia sexual, tortura y amenazas por parte de sujetos armados. Dos años después, el 12 de junio de 2021, la lideresa fue abordada y subida a la fuerza a un carro por sujetos armados en el barrio Calima, en Cali. Posteriormente, fue trasladada a una especie de bodega y retenida en contra de su voluntad durante casi veinte horas. 

La lideresa denunció haber sido amenazada y sometida a crueles torturas mientras era cuestionada por la labor que desempeñaba como defensora de derechos humanos en su territorio. De acuerdo con un concepto emitido por la Fiscalía General de la Nación, María Antonia fue víctima de “secuestro agravado y acceso carnal violento agravado en concurso heterógeneo con tortura”. 

Sin embargo, luego de que en noviembre de 2021 solicitara el registro de estos hechos victimizantes ante la Unidad Administrativa Especial para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas (UARIV), la lideresa recibió la amarga noticia de que la entidad había decidido no reconocer el secuestro que padeció, pues, a su consideración, “no se logró determinar” que el caso “haya ocurrido en el marco de una relación cercana y suficiente con el conflicto armado”.

En palabras de la lideresa, la decisión de la UARIV, además de atentar contra su derechos como víctima, representó una vulneración a su “dignidad” y  una afrenta a su dolor y a su sufrimiento: “Ha sido muy traumático, desgastante y humillante  todo este proceso con la UARIV, utilizan cualquier cantidad de procesos tardíos, barreras burocráticas y administrativas haciendo caminar a las víctimas sobre pisos enjabonados, techos de cristal, escaleras de arena, vulnerando los derechos de las víctimas, pero sobre todo violando la Ley 1448 de 2011”, afirma.. 

Para colmo de males, y a pesar de los recursos jurídicos interpuestos por María Antonia, la entidad se negó en repetidas ocasiones a reconocer el hecho victimizante de secuestro, sometiendo así a la lideresa a un tortuoso ciclo de revictimizaciones y negándole el goce de sus derechos a la verdad, la justicia y la reparación integral con garantía de no repetición. 

Sibelys Mejía, abogada y directora de litigio de ILEX Acción Jurídica, explica que este caso es evidencia de las múltiples violencias y revictimización a las que son sometidas las víctimas del conflicto y lo liderazgos que han dedicado su vida al trabajo a defender los derechos de sus comunidades.

 “Aplicar una interpretación restrictiva de la Ley 1448 de 2011, según la cual la forma en que posiblemente se dieron los hechos no dan cuenta del modus operandi de los actores del conflicto, y que por lo tanto, dichos hechos no se enmarcan en el artículo 3 de la mencionada ley, es contrario a las garantía de los derechos de las víctimas, su tutela en tanto sujetos de especial protección, ya que desconoce la obligación del Estado de aplicar el principio de favorabilidad en favor de las víctimas, de no establecer la calidad de víctima con base únicamente en condición específica del sujeto que cometió el hecho victimizante o de excluir a priori la aplicación de la Ley 1448 de 2011, cuando no resulte clara la ausencia de relación con el conflicto armado interno”, aseguró la abogada. 

El proceso contra la UARIV

El pasado 5 de julio María Antonia interpuso una tutela en contra de la UARIV con el objetivo de que fuera reconocido el hecho victimizante de secuestro en el Registro Único de Víctimas (RUV) de la entidad. No obstante, la acción fue declarada improcedente en primera instancia por el Juzgado Décimo Laboral Del Circuito De Cali. 

ILEX Acción Jurídica acompañó la impugnación de esta decisión ante el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cali,  el cual, en sentencia del 26 de agosto de 2022, revocó la sentencia de primera instancia y ordenó a la UARIV realizar una nueva valoración del caso para “determinar si hay lugar o no a que se incluya el hecho victimizante de secuestro en el RUV de la señora María Antonia Caicedo Angulo (…) para lo cual deberá tener en cuenta los elementos jurídicos, técnicos y de contexto”. 

Finalmente, el primero de septiembre la Unidad Administrativa Especial para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, rectificó su decisión y reconoció el hecho victimizante de secuestro en el RUV de la lideresa. 

En lo que refiere a la investigación del caso, según  informó la Fiscalía, se encuentra en etapa de indagación y a la fecha no se ha logrado la individualización e identificación de los autores de los hechos denunciados.

4 comentarios en “Un ejemplo de tenacidad: María Antonia Caicedo Angulo, lideresa afro nominada al Premio Nacional de Derechos Humanos”

  1. Muy bien
    la lucha es en Territorio.
    Sus líderes y liderezas
    Nos representan y estamos
    Orgullosos de su tesón
    Y los premios que puedan recibir no por el “oro” que los cubre, sino las luchas que representa y se han librado.
    Por nuestros muertos….desaparecidos,torturados, ultrajados,humillados….niños,mujeres,hombres ni un minuto de silencio…
    Toda una vida de Lucha y nunca de Olvidó
    Porque la historia ” tenebrosa” no podemos y ni debemos Repetir.
    Gfch.

  2. La voces que defienden los derechos humanos de las poblaciones vulnerables en Colombia una vez no son tomadas en cuenta y quieren silenciar a la fuerza lo que los hechos gritan.. Apoyo total a los lideres sociales que defienden y pelean por un futuro con equidad para nuestro país.. Un aplauso con venia a esta expresión me a costado ser mujer.. NOS A COSTADO… libertad y justicia.

    1. Suscribo, son estas luchas las que Nos llevan a soñar con el umbral De una interculturalidad Configurada, libre de vicios, Integral y consecuente con su Génesis.

    2. Mi negra hermosa, luchadora defensora de la verdad y la justicia , tu propósito en este mundo es luchar para acabar con la inequidad que existe, desde siempre y para siempre serás una heroína.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.